Teléfono de contacto: 926 504 284   
Bienvenido visitante puedes acceder o crear una cuenta


google plus
   instagran   facebook

Conservación de la leche materna

El dilema dar el pecho o trabajar.

Si no quieres renunciar a continuar con la lactancia materna pero no tienes la posibilidad de estar todo el día con tu bebé existe una solución, la extracción y conservación de la leche materna. Si optas por esta alternativa necesitarás un extractor de leche y diversos recipientes aptos para su almacenaje. Ahora solo te queda recodar una serie de pasos. Es imprescindible que refrigeres la leche en un recipiente hermético y, si no vas a utilizarlo hasta 24 horas después de su extracción, es mejor que la guardes en el congelador.

¡Muy importante! Almacenar la leche en volúmenes pequeños (máximo 100 ml), etiqueta siempre los recipientes con la fecha de la extracción y utilizarlos en función de ésta. Debes guardarla en la parte final del frigorífico o el congelador, ya que, al abrir la puerta, puedes sufrir cambios de temperatura. Los envases de congelación más recomendables son los de cristal, policarbonato, polipropileno o las bolsas de plástico especializadas. Para descongelar la leche puedes colocarla en el refrigerador y dejarla durante 24 horas o puedes sostener el recipiente de leche bajo agua tibia, a unos 37 grados. Una vez descongelada solo puedes guardarla en la nevera un máximo de 12 horas y nunca volverla a congelar. Limpia los recipientes con agua caliente y jabón, acláralos muy bien y sécalos antes de cada uso. Consulta cualquier duda con tu pediatra o matrona.

Deja un comentario

Asegúrate de llenar la información requerida marcada con (*). No está permitido el código HTML. Tu dirección de correo NO será publicada.


Página web cofinanciada por el Gobierno Regional y la Unión Europea a través de los fondos FEDER.

coofinanciadores

Acceder or Registrarse